Copa Breitling

Tras tantos años leyendo revistas y oyendo hablar de la famos Copa Bretling celebrada en Huesca, este año tocaba adeás participar e intentar conseguir el aclamado reloj de a misma marca.

Incluso días antes del campeonato ya empezaron a filtrar fotos del campo, al haber llegado ya Gernot Bruckman con sus nuevos Yak 55M de Krill.

Por fin llegó el momento de salir nosotros también, habiendo conseguido convecer también a ir a David y antonio jimenez con la promesa de ver a pilotos de categoría mundial.

Al llegar al campo habían más pilotos practicando que de lo que suele haber comptieiendo en otros eventos nacionales.  La variedad de aviones, material, nacionalidades, formas de vuelo era impresionante.  Adeás la posibilidad de conocer a todos los pilotos Europeos a los que seguimos mediante videos, fotos y foros, como son Gernot Bruckman, Fabien Turpaud, Nicholas Detri, Arnaud lehnen… todo un privilegio estar volando e intercambiando conversaciones con ellos.

Ya acostumbrados al nivel presente en esta edicón de la Copa era momento de montar el Katana y ponerlo en fila para volar.  Cuando por fin tocaba mi turno en media tabla en la rueda de toneles sufrí un fail safe de los más preocupantes (hay alguno que no lo sea?) afortunadamente a los segundos (eternidades!) volvió la señal y pude aterrizar de imediato y sin mayores cnsecuencias.

Tras lo ocurrido en Jaen el año anterior decidimos sustituir el receptor simplemente por si acaso, y fue al hacer esto que Antonio notó que la centralita por bajo se ponía al rojo.  Al llevar centralita de repuesto decidimos sustituirlo también por si pudiera haber sido esto.  Al probarlo en tierra notemos que la nueva centralita tabién se calentaba, bastante y esto fue cuando empecemos a preocuparnos por si fuera algún servo que estaba forzado y consumiendo más de la cuenta.  Poco a poco fuimos probando superficie por superficie para ver cual era el que hacía calentar la centralita, dejandola enfriar entre prueba y prueba.  Finalmente decidimos soltar uno delos dos servos de dirección por si pudiera ser eso y hecharlo al aire, ya que por más que hacíamos siempre se calentaba la centralita.  El principal problema que teníamos era que no sabíamos si debía calentarse o no…  Intentando ajustar parámetros además logré borrar los end points de los alerones, cnsecuentemente borrando también el diferencial.  Que buen comienzo a una cmpeticón.

Finalmente cuando me tocaba volar era casi de noche, pues el vuelo tendría que ser de los más cortos y a mi alivio todo fue correctamente, y aunque un poco deajustado e yo muy nervioso, lo guardemos en preparación al día siguiente cuando comenzaría el concurso.

Primero volarían la conocida los de la Internacional donde aunque todos los pilotos eran de reconocido nivel, todos los ojos estaban sobre Bruckman quien no dejó desviarse su Yak 55M ni una milésima, haciendose con la mejor puntuación Seguidamente era el turno de la Nacional. Tras las prisas y los nervios del día anterior, mi vuelo no fue para nada de los mejores que he hecho, en cambio Girabel pudo tranquilizar sus nervios y hacer una tablas de las suyas de siempre, logrando así el liderazgo provisional, yo le seguía, no tan de cerca como hubiera querido, y en tercer lugar Jose Manuel. Después de comer, y con mucho viento se volaron las tablas desconocidas. Nuevamente Bruckman no fallaba ninguna y se reflejaba en sus puntuaciones, quedando siempre casi un 10% por encima del segundo. En la nacional pude ganarle la descnocida a Girabel, pero aún así no fue suficiente como para adelantarlo debido a la diferencia en la primera conocida, pero al menos me daba una oportunidad para el día siguiente. El Sábado era una copia casi exacta del viernes, el viento era el mismo, y las tablas las ganaban los mismos que el día anterior. Bruckman haciendose con los 1000 puntos tanto en la conocida como la desconocida internaconal, Girabel ganando la conocida nacional y yo ganando la desconocida nacional. Por la noche se celebró la cena de esta edición de la Copa Breitling, durante la cual desués de comer se enfilaron todos los pilotos quienes se estrenaban este año en la breitling, para recibir sus gorras de la misma marca. Casualmente la línea se hizo al lado de la piscina del hotel, y con el previo aviso de Sarasa de “darle los móviles y las carteras a no pilotos, que no queremos interrupciones” sabíamos que nos ibamos a mojar, y así fue, pero entre amigos, el ambiente, y shockys volando encima de la piscina no hubo nadie a quien le importase. El domingo era el día de las libres, afortunadamente pareció haber bajado bastante el viento de los días anteriores. Todos hicmos nuestras libres, pero con ganas de ver en persona las libres de los top de la internacional, ya que todos los hemos visto en videos, pero no es lo mismo. Dichos pilotos no defraudaron, dando un inmenso espectáculo, aunque Gernot se calentó tal vez de más permitiendose el avión rebasar la línea de seguridad. En la entrega de premios, se dijeron los resultados finales. Girabel se había hecho con el primer puesto y el reloj, quedando yo en segundo con un premio en metálico de 200€. En la internacional fue Bruckman quien e llevó el trofeo y el reloj, seguido de Detry quien se llevó 500€ y Lehnen quien tiene ya más de un reloj en su casa quien se llevó el tercer premio, de 200€.